Artículo del diario "elfaro Águilas", el 7 de noviembre 2006
(Lorena Lago)

La técnica pictórica empleada por Nicola Klemz sorprende en la Casa de la Cultura

Refleja en las obras estados de ánimo escondidos tras varios paisajes islandeses pintados durante todo su vida

Lleva apenas una semana abierta pero ya ha recibido un importante número de visitas. Y es que la exposición de Nicola Klemz, que hasta el próximo día 16 dará a conocer un poco más sobre esta alemana, es algo más que una muestra de pintura.
La obra que exhibe en la Casa de la Cultura "Francisco Rabal" sorprende a los visitantes por recoger más de una veintena de obras con técnicas tan sorprendentes como el óleo sobre media tiza o la decalcomanía.
Esta profesora de arte que desde niña soñaba con pintar, trabaja temas simbólicos que muestran los problemas existenciales de todo hombre. Una pintura que invita a la reflexión y donde los más tristes sentimientos del alma humana como la soledad o la nostalgia se esconden en algo tan cotidiano como puede ser un paisaje. Éstos se asemejan a Islandia, país por el que la autora se siente completamente fascinada, pero no acaban de ser más que una inspiración. La verdadera fuerza del cuadro está en ser un reflejo del alma, de sus vivencias psíquicas y sus preocupaciones. Y aunque son cuadros personalísimos, admiten varias interpretaciones que la autora deja a gusto de aquella persona que las contempla.
Junto a esos paisajes, la exposición muestra también tres litografías y varios collages. Éstos últimos consisten en un buen número de fotografías que la pintora mezcló obteniendo como resultado una masa de la que extrajó solamente los colores apropiados para lo que quería reflejar.
Nicola Klemz crea con sus cuadros un mundo lleno de fantasía. Su técnica de pintura en capas de la decalcomanía propia de la alta Edad Media, produce en sus cuadros un brillo y profundidad especial y convierten a la muestra en una de las muestras más fascinantes de las que han pasado por esta Sala de exposiciones.

Nicola Klemz
Imagen de Nicola Klemz, autora de ta exposición de pinturas, litografías y collages que alberga la Casa de la Cultura.
(Lorena Lago)

La decalcomanía, una desconocida técnica

Desde que comenzara a pintar hace ya alrededor de 30 años, la autora de cuadros como "Sendas de la vida" o "Lucifer" ha utilizado diversas técnicas. Una de ellas sorprende por lo extravagante y desconocida que resulta para la pintura moderna.
Se trata de la decalcomanía, una innovación empleada habitualmente por los pintores surrealistas.
Esta peculiar técnica consiste en extender, mediante un pincel grueso, témpera de colores más o menos diluídas en distintos puntos de una hoja de papel satinado blanco, que se recubre inmediatamente con otra igual, sobre la que ejerce una ligera presión y que después se levanta muy deprisa.
El resultado de esta extraña, pero al mismo tiempo interesante técnica se podrá contemplar en la mayoría de cuadros expuestos en la Casa de la Cultura "Francisco Rabal".

Nicola Klemz trae una exposición nueva, diferente a todo que se había exhibido antes en esta sala.

Su interesante propuesta de pintura recibe influencias de los artistas de la alta Edad Media.
7.11.2006